ROSESGUIDE

ROSESGUIDE
MI WEB

lunes, 4 de enero de 2010

SALTIMBANCO (Cirque du Soleil)


Hoy visitaré con la familia el espetáculo SALTIMBANCO en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Saltimbanco es un espectáculo con la impronta característica del Cirque du Soleil, inspirado en la estructura urbana de las grandes metrópolis y en sus pintorescos habitantes. Decididamente barroco en su vocabulario visual, el eclecticismo del elenco de personajes del espectáculo transporta al espectador a un mundo onírico, una ciudad imaginaria en la que la diversidad se convierte en el motor de la esperanza.
Abre el espectáculo un Adagio en el que un niño (Maxsim Vintilov) se convierte en narrador de la historia hasta que se hace adulto, convirtiéndose en varios personajes que exploran el mundo que les rodea. Con este pretexto nos encontramos con varios números que se unen entre sí: los palos chinos, el lazo con las bolas, el balancín ruso, la trapecista rusa y un impresionante número final, un ballet aéreo con trapecios y cuerdas elásticas. Entre número y número nos encontramos con las muestras de humor de un payaso (Jesko von den Steinen) que se dedica entre otras cosas a sacar a gente del público.
Todo esto se combina con una magnífica música que sirve para homogeneizar todos los números: son cinco instrumentistas disfrazados de payasos que tocan en directo y una gran voz que se va situando en diferentes lugares del escenario. Canta en un idioma inventado, una mezcla de distintas lenguas (desde el árabe, el sueco o el alemán) que hace que todos seamos a la vez igual de ignorantes y sabios.
Impresionante la cuidada escenografía, la sincronía de todos los personajes que van apareciendo, la iluminación y el vestuario lleno de color y siempre a tono de cada número.
Parece ser que “Saltimbanco” está pensada en forma de alegoría, es una celebración de la vida urbana. Por ejemplo, he oído decir que el número de los mástiles chinos hace referencia a los rascacielos de Nueva York, aunque está hecho sin ninguna doble lectura política.

No hay comentarios: