ROSESGUIDE

ROSESGUIDE
MI WEB

miércoles, 21 de mayo de 2008

Trabajo en equipo


Debido al condicionante generacional y dada la avanzada edad para el estudio de esta carrera, con lo que ello supone, he comprobado que una de las facetas de las que más he podido aprender hasta el momento, y la que posiblemente haya sido más dura para mí, ha sido el trabajo en equipo.

¿Qué diferencia hay entre trabajo en grupo y trabajo en equipo? Un equipo es "un grupo de personas que comparten un nombre, una misión, una historia, un conjunto de metas u objetivos y de expectativas en común".

Bien es cierto que por causa de mis condicionantes individualistas, cómo he apuntado, es una de las facetas a las que más me ha costado habituarme.

El problema que se presentaba al principio era la diferencia de ideas y de actitudes, aparte por supuesto del condicionante generacional, en mi caso... Al final me he dado cuenta de que lo importante es enfocar el problema, no en el problema en sí, sino en la forma de solucionarlo.

En la etapa de formación de los equipos, los miembros quedamos sorprendidos por las personalidades de los demás integrantes y surgen las diferencias personales. En general, las personalidades conflictivas se pueden agrupar en cuatro clases:

- Los insufribles. Son personas muy inteligentes, creativas y arrogantes. Quieren que todo el mundo les ponga atención, pero ellos no escuchan a nadie.

- Los fanfarrones. Son personas que hablan mucho, todo el tiempo, siempre están distrayendo a las otras personas del grupo y controlan todas las actividades del grupo.

- Los mocosos. Son los que esperan que todo se les dé sin aportar nada al equipo. Esperan que otros lideren, que otros sean voluntarios, que otros sean los que corran los riesgos.

- Los ángeles siniestros. Generalmente entorpecen el trabajo de otros de una de las cuatro formas diferentes: actúan como locos por algún problema personal; actúan impulsados por un odio antisocial; no tienen problemas en cruzar las barreras de la ética; y ponen sus objetivos personales por encima de todas las reglas y políticas.

Y claro está…a la hora de hacer trabajos en equipo surgen los conflictos. El conflicto es una relación en la que hay un choque de ideas, intereses o posicionamientos. Se puede definir como situaciones en las que dos o más personas entran en oposición o desacuerdo porque sus intereses, necesidades, deseos o valores son incompatibles, donde juegan un papel muy importante las emociones y sentimientos y donde la relación entre las partes puede salir robustecida o deteriorada en función de cómo sea el proceso de resolución de conflictos.
El conflicto en sí, no es ni malo ni bueno, es la forma de solucionarlo la que lo es. Debemos considerar el conflicto como una forma de crecimiento, de aprendizaje e incluso como motor de cambio.

Al haber tenido que hacer tantos trabajos en equipo durante el curso, he percibido las siguientes causas de conflictos:
- Por actuar sin reflexionar.
- Desarrollar prejuicios y estereotipos.
- Personalizar el problema e implicarse afectivamente en exceso.
- Desarrollo de coaliciones, secretos, rumores.
- Descalificaciones mutuas. Atacar a la persona y no a la idea.
- Problemas de comunicación.
- Resistencia a los cambios.
- Estructura organizativa poco clara.


Por eso previamente a comenzar el trabajo en equipo es necesario bajar el nivel de tensión o agresividad que el propio conflicto provoca.

1. Definir e identificar el problema. Llegar a una definición clara y precisa, por ambas partes, del problema.
2. Analizar el problema. Reflexionar sobre los hechos, las situaciones y el significado emocional que para cada uno tiene, así como la disposición de las partes a resolverlo.
3. Generar alternativas. Se piensan posibles alternativas, sin anular ni discutir ninguna.
4. Selección de la/las propuesta/as: Se analizan las alternativas propuestas y se elige una (o varias) una vez valorado el coste de todas ellas. Esta es la fase más difícil de conseguir.
5. Tomar una decisión.
6. Ver el grado de acuerdo de los miembros del grupo en las propuestas elegidas. Existen 4 niveles:
- Estoy de acuerdo.
- No es perfecta pero vale.
- No me opongo pero no me implico.
- Me opongo. Veto a la alternativa.
7. Tareas y responsabilidades para llevar a cabo la propuesta elegida. Qué se va a hacer, quiénes, en qué tiempo,...
8. Puesta en marcha.
9. Evaluación de resultados.

Durante estos dos años de numerosos trabajos en equipo y debido a mi primera frustración por no haber visto que todos, repito todos, tienen derecho a opinar y a decir lo que piensan, me he dado cuenta de que el trabajo en equipo es una forma de realizar ciertas facetas personales que a veces no sabíamos que existían o éramos incapaces de desarrollar.

Además el trabajo en equipo tiene unas ventajas enormes que reduciría a las siguientes.

  • Las mejores empresas del mundo trabajan a base de equipos de trabajo. Cada vez que se trabaja en equipo durante la carrera estamos entrenándonos para un futuro profesional,
  • La división de funciones, la coordinación y la organización eficiente del trabajo permite incrementar mucho nuestra productividad. Pensemos en los logros de aquellos equipos deportivos que lo hacen bien.
  • Aprender y enseñar. Aprovecharnos de nuestras habilidades complementarias. Las personas estamos dotados de habilidades específicas que pueden ser muy útiles para los demás.
  • Los valores del trabajo en equipo son los mismos que constituyen nuestra base de convivencia social. Familiarizarse con ellos y aprenderlos nos facilitará nuestra integración en la sociedad.
  • El trabajo en equipo exige comunicación, organización, coordinación, discusión... esto es, un conjunto de tareas que en sí mismas constituyen un activo de aprendizaje importantísimo.

En definitiva, para mí ha sido un duro aprendizaje el trabajo en equipo, y aunque a veces me ha salido bien, alguna que otra vez ha surgido algún conflicto sin haber podido solucionarse por lo que ha habido que disolver el grupo.

De todas formas me he dado cuenta de que a pesar de creernos muchas veces llenos de razón, al comparar mi ”creída sabiduría” con la de los demás, me he dado cuenta de mis imperfecciones y una montaña de dudas se me abrieron de súbito.

Desde aquí quiero aprovechar la oportunidad para los que han sabido aceptarme dentro del equipo a pesar de mi edad, de mis condicionantes y de mi forma diferente de pensar.

A ellos, en general, y a los más colaboradores en particular, simplemente demostrarle mi mayor agradecimiento: GRACIAS



3 comentarios:

Lluís Prats dijo...

Bones Juan,
Brutal el procés de reflexió!

L’home és un animal social i per tant o sap socialitzar-se, en aquest cas treballar en equip, o perd una part de si mateix.

El que està clar això ens pot portar a la filosofia del Ying i el Yang. Si no haguessis trobat gent conflictiva, com defineixes tu mateix, hauries pogut saber com no ser conflictiu?

Gràcies a tu.

certificado dijo...

lluís prats.- Yo me incluyo dentro de los conflictivos. Por medio del conflicto, a veces y si no llega a más, es posible el aprendizaje de la socialización. Es una gran, y a la vez, dura experiencia.

Anónimo dijo...

Jo conec alguns així en classe.

Molt bo el post.