ROSESGUIDE

ROSESGUIDE
MI WEB

sábado, 26 de mayo de 2007

Democracia consensual sin verdadera oposición partidista

El hecho de que un proyecto de ley dé tantas vueltas hasta su aprobación final en el Parlamento o por el electorado suizo, a pesar de que los partidos más importantes del sistema político suizo tienen un representante en el Consejo Federal –donde por lo general se inicia el trámite legislativo–, quizá radique en la tradicional política de compromisos que no siempre sale victoriosa en la política, puesto que algunos asuntos son tan disputados y tan espinosos que no se consigue llegar a un acuerdo sustancial.Pero lo que distingue el sistema político suizo de otros en la Europa occidental es su estabilidad. Los ejecutivos del Gobierno no dimiten si no consiguen la aprobación de una ley o un artículo constitucional que ellos mismos han elaborado y propugnado. El fracaso de un proyecto de ley o de una reforma constitucional no necesariamente implica que los dirigentes del Gobierno se retiren de sus cargos públicos.Asimismo, un fracaso de un partido en las elecciones nacionales no implica la ineludible demisión del máximo dirigente de ese partido. Por lo general, las derrotas políticas no suponen necesariamente la dimisión de los dirigentes responsables, tampoco implican que el poder legislativo tenga que plantear la cuestión de confianza al Gobierno. El sistema político suizo es muy estable, porque los políticos pueden darse el lujo de una derrota política de los poderes ejecutivos y legislativos. Es más, la democracia directa está tan bien arraigada en la cultura y sociedad suizas que la probabilidad de que algún fracaso electoral pueda evocar una crisis de gobierno tiende a cero.El poder político que ejerce la ciudadanía suiza es muy amplio: los suizos no sólo eligen sus representantes en las elecciones, también tienen el derecho de votar sobre asuntos políticos mediante el referéndum, una forma de plebiscito que se aplica con mucha frecuencia y que hace posible la intervención directa del pueblo en el trámite legislativo y constitucional.

No hay comentarios: